Cómo celebrar una boda con niños
12 Ago 2021

Cómo celebrar una boda con niños

Cuando llega el momento de decidir la fecha y la hora de una boda, los novios se plantean otra pregunta: ¿vendrán niños a nuestra boda o queremos una boda sin niños? Los niños en una boda, junto a las personas mayores, suelen ser los invitados más especiales. Es una decisión, en muchos casos difícil, que los novios deben tomar, y de la que dependerán algunas cosas tanto en la ceremonia como en la celebración. Por eso, y basándonos en nuestra experiencia, os vamos a contar cómo celebrar una boda con niños y que todo salga perfecto.

Cómo hacer partícipes a los niños en la boda.

Es vuestra boda, es vuestro día. Pero si lleváis niños a vuestro evento, ellos pueden ser parte de la boda de una forma muy bonita. Para empezar, los niños suelen ser los “pajes de honor” de los novios. 

Esto es un puesto muy especial en una boda y así se lo debéis hacer ver, ya que son los primeros que abren el camino al altar en la ceremonia entre otras cosas.

Las funciones de los “pajes de honor” en una boda dependen en gran medida de la edad de los niños. También dependerá de cuántos niños irán como pajes porque hay ciertas funciones que son básicas. Por ejemplo, debe haber al menos un niño que abra el camino al altar llevando las arras o las alianzas. O si no os fiais porque puedan perderlas, que eche flores al suelo abriendo el camino.

Otra función es que repartan los recuerdos de la boda. O también que asignen los asientos al resto de invitados si son más mayorcitos.

Ropa cómoda para los niños en las bodas

Sabemos que puede ser complicado decidir qué ropa deben llevar los niños a una boda. Pero lo cierto es que hay una cuestión que no se puede olvidar: la ropa para los niños en una boda debe ser cómoda. La comodidad debe estar por encima de lo bonita o fea que nos pueda parecer. 

Un niño incómodo por la ropa que lleva nos puede sorprender con un enfado, con un llanto a mitad de los dichos o algo mucho peor, como desvestirse en medio de la ceremonia.

Niños en bodas = sorpresas infinitas

Si aceptáis que haya niños en vuestra boda debéis ser muy conscientes también de que los niños son impredecibles.

Debéis trazar un plan A de cómo os gustaría que fuera y saliera todo y otro Plan N (de Niños) para que haya algo de espacio a la improvisación y a la sorpresa. 

Si queremos que vayan de pajes delante de la novia entrando en la iglesia por ejemplo, puede que alguno se asuste y salga corriendo al ver tanta gente mirándole, o que se ponga a llorar, o que se ponga a bailar… Ellos captarán las miradas y la atención de todos y debéis estar preparados para compartir el protagonismo, aunque sea vuestra boda.

Hay que tener siempre presente que en una boda con niños todo es posible y hay que estar abiertos a que no van a actuar exactamente como queremos que actúen. Se debe tener una dosis extra de paciencia y disfrutar de la espontaneidad. Al fin y al cabo son niños.

Mesa especial para los más pequeños

Los niños no comen de todo lo que pueden comer los adultos. Además en una boda, las mesas tienen toda una cubertería y una vajilla encima, por lo que sería incluso peligroso que los niños se sentaran en la misma mesa que los adultos.

Se debe pensar en una mesa especial al igual que en un menú especial para los niños. También en actividades especiales para ellos ya que sus tiempos no son los mismo que los de los adultos y no queremos que se aburran. 

Lo mejor es contratar una empresa de espectáculos para niños que hagan de niñeros y los distraigan con magia, globos, bailes, teatros… etc. Mientras los padres pueden quedarse tranquilos y disfrutar de vuestra boda.

Una habitación especial para los niños

Son muchos los invitados a bodas con niños que preguntan por una habitación en la hacienda. Incluso hay novios que reservan una de nuestras habitaciones en la Hacienda de La Andrada sabiendo que serán sus invitados más pequeños los que tengan que hacer uso de ella. Y es que los niños tienen otras rutinas y necesitan cumplir con sus tiempos de descanso. Por eso otra recomendación es reservar una habitación para que los niños más pequeños puedan descansar. 

 

Seguro que se os ocurren muchos más aspectos a tener en cuenta sobre cómo celebrar una boda con niños, así que, anímate y cuéntanoslo.

 


cristina

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Leer más detalles.

ACEPTAR
Aviso de cookies


Esta web es interactiva. 
Si escribes tu nombre,
la personalizamos para ti.