5 aspectos sobre bodas que hemos aprendido en 2020
21 Dic 2020

5 aspectos sobre bodas que hemos aprendido en 2020

Estamos llegando al final del año que jamás vamos a olvidar. Siempre solemos hacer balance de lo que ha sido nuestro año. Nuestras vivencias con las bodas y los eventos que preparamos, nuestro aprendizaje, los momentos bonitos vividos… Y ahora que sólo quedan unos días para cambiar de número en la fecha queremos compartir con vosotros los cinco aprendizajes que hemos tenido este 2020 con respecto a las bodas.

1 El tiempo es ORO… del bueno.

Es una frase que siempre se suele decir, muy alegremente, pero sin ser realmente conscientes de lo que conlleva. El valor del tiempo ha quedado diluido por el valor del dinero y esto hace que no seamos capaces de valorar el tiempo. ¿Cuánto valen unas horas con nuestros padres? ¿Cuánto una tarde con nuestra abuela? ¿Cuánto un ratito con nuestros amigos?
El 2020 nos ha hecho valorar lo que realmente importa. Y en cuestión de tiempo, nos hemos dado cuenta de cuánto lo derrochamos y desperdiciamos en cosas vanas.
Para nuestros novios y novias seguro que ha sido toda una lección no caer en la desesperanza y han aprendido a aprovechar los ratos que este 2020 les ha brindado para estar juntos, para conocerse todavía mejor y para comprobar lo fuerte que el tiempo hace al amor.

2 Nunca se dan suficientes abrazos…

Ni se dicen suficientes “Te quiero”. Y es que, si el tiempo es ORO, los abrazos, besos y caricias de las personas que queremos son ORO ROSA. Esos gestos a los que en el día a día no damos importancia han sido nuestro bien más preciado que hemos perdido durante meses (y lo que, por desgracia, aún nos queda).

Tenemos plena confianza en que este 2020 nos ha llevado a ser más humanos y a valorar mucho más lo que menos cuesta.
Echamos de menos a muchas personas. Echamos mucho de menos ese contacto físico entre amigos. Echamos mucho de menos esas bodas gregarias con cientos de invitados bailando juntos, abrazándose, compartiendo incluso la copa de vino… Compartir sigue siendo uno de los verbos que mueve al ser humano y este año, hasta los tacaños han echado de menos poder utilizar este verbo.

Nosotros, en la Hacienda de la Andrada estamos listos para, cuando todo lo malo acabe, volver a compartir los mejores momentos de vuestras vidas 

3 Cuando se quiere, se puede.

Otra frase hecha que solemos decir como motivación, pero que en este año 2020 la hemos aplicado. Hemos constatado lo que siempre hemos pensado: que cuando hay voluntad y ganas, se puede con todo. La Covid ha hecho que fabriquemos lo necesario para salir de la situación horrible. Nos ha hecho reconvertirnos. Cambiarlo todo para poder seguir ofreciendo lo que mejor sabemos hacer, celebrar bodas y eventos. Hemos aprendido a hacer lo imposible para que vuestro día sea el más especial de vuestra vida.

Y vosotros, los novios y novias, no habéis sido menos. Se han celebrado bodas multitudinarias desde el sofá de casa. A través de aplicaciones móviles. Con vestidos de novia hechos a mano con lo que había por casa. Banquetes online. Tartas caseras. Vecinos tirando arroz de puerta a puerta… Mil formas nuevas de celebrar pero con la misma ilusión, ganas y alegría.

4 Las bodas pequeñas son mágicas.

No os vamos a engañar y, que a nosotros en la Hacienda de la Andrada nos encantan las bodas con muchos, muchísimos invitados, no lo ocultamos. Pero también hemos aprendido que algunas veces, menos es más.
A las medidas de seguridad e higiene con las que se han celebrado las pocas bodas de este 2020, tenemos que añadir el reducido número de invitados que han podido asistir. Pero estas bodas pequeñas han sido mágicas. Los invitados han disfrutado más si cabe por saberse especiales y elegidos. Y los novios han podido atender a cada uno de ellos sin prisas y con mayor dedicación.
Los detalles han sido más coquetos y especiales; y el presupuesto se ha repartido en otras cosas que normalmente en una boda con cientos de invitados resulta imposible.

5 La paciencia es la madre de todas las ciencias.

Este año 2020 hemos aprendido sobre todo a esperar y a posponer. Hemos aprendido que los planes no siempre salen cuando uno quiere y a que siempre está bien tener un plan B por lo que pueda pasar. Y que ese plan B no es más feo que el plan A, solo distinto y adaptado a las circunstancias.

Desde la Hacienda de la Andrada queremos dar un ENORME ABRAZO y GRACIAS a todas esas parejas de novios que con Santa Paciencia no han desesperado. 

Han sido los meses más duros que recordamos. El 2020 nos ha puesto a prueba y de esto sólo podemos salir ganadores y preparados para un 2021 en el que vamos a potenciar todo lo aprendido. 

Miles de gracias a todos los que hacen posible la Hacienda de la Andrada.

Os deseamos unas Felices Fiestas y que 2021 sea el mejor año de vuestras (nuestras) vidas.


cristina

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Leer más detalles.

ACEPTAR
Aviso de cookies


Esta web es interactiva. 
Si escribes tu nombre,
la personalizamos para ti.